Sol en la piel

Más del sesenta por cien del esfuerzo en investigación de la cosmética puntera va destinado a combatir los efectos del sol en la piel.

Esta enorme dedicación es debida a que hoy en día sabemos, sin ninguna duda, que el principal enemigo que tenemos para la salud de la piel es la radiación Ultravioleta.

La aparición de las arrugas, las manchas, las bajadas de defensas, el envejecimiento prematuro y sobre todo el cáncer de piel son las consecuencias de una exposición sin la protección adecuada.

Así nuestro Laboratorio trabaja intensamente en desarrollar nuevos productos que resuelvan los daños de la radiación.

 

El primer grupo de productos que para nosotros tiene una importancia vital es el de los fotoprotectores. Estos cosméticos van a permitirnos tomar el sol sin que después tengamos que sufrir sus devastadores efectos. La aparición de nuevos filtros hace que hoy podamos proteger la epidermis de una forma integral. Dentro de este apartado se han desarrollado un nuevo tipo de filtros solares que combinan la adaptación perfecta a la piel con la protección, son los llamados Filtros Orgánicos. Estas sustancias atrapan la radiación como si fueran una red, impidiendo que llegue hasta nuestras células.

La piel sufre la agresión solar no sólo cuando estamos tumbados o sentados sino también cuando caminamos, vamos en bicicleta o realizamos cualquier deporte, así que es imprescindible la protección al realizar estas actividades.

Para fijar el calcio en los huesos es suficiente con la cantidad de radiación que recibimos en el dorso de las manos en un día de invierno durante diez minutos. El resto del tiempo que nos exponemos es innecesario para nuestra salud.

Hoy en día disponemos de tratamientos que eliminan completamente las manchas de la cara, gracias a las cremas despigmentadoras, pero hay que acompañar estos tratamientos siempre con filtros solares de alto nivel.

 

Existen algunos consejos muy importantes para cuidar la piel cuando estemos al aire libre:

  • Aplíquese el filtro solar al menos veinte minutos antes de exponerse al sol y repita su aplicación cada dos horas.
  • Séquese la piel después del baño o la ducha, las gotitas que quedan sobre la piel actúan como diminutas lupas que magnifican los efectos del sol.
  • Si tiene acné el sol lo empeorará, protéjase de él.
  • Si tiene lunares o cualquier alteración use siempre protecciones extremas, evitando en la medida de lo posible el contacto directo con el sol.
  • Procure beber mucho agua y tome una dieta rica en tomate y zanahorias, conseguirá un mejor bronceado.
  • Durante los primeros días use protecciones muy altas, después podrá ir rebajándolas conforme su piel se haya ido bronceando.
  • Cuide sobre todo la zona del escote, una región especialmente castigada donde tienden a aparecer con el tiempo todo tipo de patologías.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros productos y servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al aceptar el presente aviso entendemos que das tu consentimiento a nuestra Política de Cookies. Si quiere más información sobre la política de cookies, pulse aquí.